Qué se debe tener en cuenta a la hora de montar un canal corporativo

Qué se debe tener en cuenta a la hora de montar un canal corporativoEs evidente que todos los comunicadores tenemos la necesidad de ir renovando y proponiendo nuevos canales de comunicación para cada una de las audiencias corporativas que atendemos, con mensajes que en la mayoría de los casos son bastante acelerados y cambiantes.

Ante esta necesidad surgen canales como las carteleras virtuales o canales corporativos, que en muchos casos, nos ofrecen la tecnología suficiente, pero nos enfrentan al reto de lograr una administración estratégica que alcance los objetivos e indicadores pactados desde un comienzo. Saber cómo hacerlo y qué tener en cuenta a la hora de estructurarlo y alimentarlo, es vital para sacarle el máximo provecho.

Aquí, un paso a paso que ayudará:

1. Determinar la audiencia que se quiere atender: es importante tener claro si el público está preparado para recibir este tipo de canales, es decir, si su cultura de tránsito por los lugares donde estarán ubicadas las pantallas, sí es suficientemente constante para alcanzar la transmisión de mensajes.
2. Descripción del público: conocer sus costumbres, sus hábitos y sus gustos son determinantes para lograr la apropiación del canal, pues esto marca la estructura de la parrilla de programación y el lenguaje con el que se transmitirán los mensajes.
3. Identificar los lugares aptos para ubicar las pantallas: los sitios indicados son los que requieren de una parada obligatoria del público objetivo. El canal está en la capacidad de transmitir mensajes, pero no de lograr que las personas se detengan en medio de una rutina de trabajo que les exige el máximo aprovechamiento del tiempo.
4. Referenciar el tiempo de permanencia del público frente al canal: es importante identificar el tiempo promedio que las personas se detienen en los sitios destinados para las carteleras, pues de este tiempo de permanencia depende la duración del contenido a programar, para lograr una doble frecuencia de exposición como mínimo. No tener en cuenta esto lleva a la producción excesiva de contenido, que nunca se llega a consumir.
5. Determinar la rotación de las personas por el sitio elegido: si el público visita diariamente el mismo sitio, o si lo hace esporádicamente, define la necesidad de cambio y renovación de contenido de la programación.

Una vez definido lo anterior, procedemos a estructurar la parrilla de programación.

6. Qué decir: siempre alineado con la planeación estratégica de la compañía, buscando una mezcla entre contenidos informativos, educativos y comerciales.
7. Y evaluar: conseguir comunicación de doble vía nos entrega permanentemente información de valor para reestructurar o ratificar la estrategia comunicacional del canal.

Como ven, la necesidad de proponer nuevos canales no es una moda que se pueda adquirir fácilmente, requiere de una administración estratégica, que comienza con el conocimiento del público objetivo y termina con la selección diaria de cada palabra, cada imagen y cada animación que componen la parrilla de programación, pensada y hecha especialmente para una audiencia que sin hacer esfuerzo alguno se encuentra con un canal en su transitar, que lo informa, lo educa y le promociona desde un cambio de actitud, hasta un producto o servicio.

María del Pilar Ramírez Gómez
Gerente General
@pilyramirezg
Facebook

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *